Ser bloguera de moda en España es un negocio enormemente rentable.-juanpedroweb.es-

Ser bloguera de moda en España es un negocio enormemente rentable.-juanpedroweb.es-

septiembre 29, 2017 0 Por juanpedro

Ser bloguera de moda en España es un negocio enormemente rentable.

Cuantos más seguidores tenga un plazo posible ‘fashionista’, más se cotiza el caché de

su hacedora ante

las contraseñas, que llegan a desembolsar a las prescriptoras de líneas más exitosas aun 450 euros por un tuit y 12.000 por amadrinar un «evento», esa voz tan (mal) explotada entre

las ‘it girls’ según la argumentista Emilia Landaluce. Evento, según la Rae, es un hecho imprevisto, y estas entrevistas que organizan las cicatrices para obtener clientes están

programadas al detalle.

Sobre todo el sueldo que cobrará la ‘celebrity’ de relevo, siempre bloguera, que promocionará en las redes sociales (Rrss) el producto del que es figura,

por lo general estafa. Efectivamente, se puede poblar y asaz perfectamente de un blog siempre que el comercio de visitas de tu linde cibernético te convierta en un fenómeno

de tabernas o estilo. Pero, ¿qué es una bloguera? Alguien que escribe un blog.

En la colectividad de los trances no se negociación de una periodista, tampoco

de una diseñadora, siquiera de una prototipo, luego algunas legitimaciones las traten

como equiparables. Definimos en mujeril a las blogueras por el alto peso de madamas

entre ellas.

Y cabe alumbrar que hay dos rasgos bastante diferenciados: 1.- bloguera

con conceptualizaciones de fama [no es lo mismo requerir el ‘shopping’ que memorizar la descripción y la maestría de la usanza en bajura] , en otras palabras, una chica con tiran

ía que torna en ‘celebrity’ debido a su empatía con las consumidoras o 2.-celebrity

con multitud de fans (casi siempre actriz, ejemplar o ‘socialite’) que torna en bloguera

para ser posible un status y, en algunos eventos, no resbalar en el aislamiento laboral.

Ahí va un ejemplo de cada rasgo, Respectivamente:gala González y Paula Echevarría.

Gala GonzÁlez Gala González. 28 años. Sobrina de Adolfo Domínguez. Formación escolar en Central Saint Martins, Londres (adonde estudió John Galliano y eso es un grado).

Bloguera de proyección

Ser bloguera de moda

internacional con web propia, ‘Amlul’, tocante del modo respaldada por la manufactura. Léase, es una chica con criterio según algunos entendidos,

que no todos. Gala González tiene más de 72.000 seguidores en Twitter, más de 181.000

en Instagram y más de 50.000 ‘likes’ en Facebook. Dos notas que superan en tiranía al vitral del particular de Loewe en la Gran Vía madrileña un sábado por la tarde. Gala es la bloguera

con el caché más alto. La representa Okiko Talents, la primera empresa de blogueras

en España que gestiona su licenciatura y cierra sus entendimientos. Este aditamento

ha tratado con Beatriz Portela, superiora de Okiko Talents, que explica cabalmente la recital de su oficina: “Aunamos el saber sobre el marketing ancestral, Rrss, arbitrios digitales

y Pr (Relaciones Públicas). Guiamos a nuestros clientes a través del horizonte ‘online’

y transformamos a bloggers en marcas”.

Sobre gustos prefiere no pronunciarse, no obstante otras nacientes consultadas por Loc aseguran que el importe de un tuit de Gala

recomendando unos simples zapatos puede costarle a la huella inclusive 450 euros.

Y que la joven ha tendido niveles de figura de Hollywood a tenor de sus protestas por entendimiento en cada labor que realiza, ahora sea como prescriptora o como Dj, otra

maestría frecuente entre estas chaveas, puesto que varias de ellas completan su proposición pinchando música. “El blogger es una cabeza en jaleo subsistente, asimismo en vaivén

interior, en exploración. Nos tiene que paladear el blogger como laboral, empero

para nosotros es además importante la clasificación de la cualquiera que está detrás”, sostiene Portela, que representa a blogueras con la misma profesionalidad

que a una estrella. Prince Pelayo: ‘Fans’ Y ‘Haters’ Esta figura dactilar, actualmente

por en la actualidad, se ha empinado a clase de ‘vip’ y para señal, otro bloguero

en extremo popular con goles

‘fans’ como ‘haters’: Pelayo Díaz (con blog ‘Kate loves me’, conocido

como Prince Pelayo o ex enamorado de David Delfín. Cobra aun 6.000 euros por «evento»

y pide ‘transfer’ (vagón con automovilista) para recorrer. En la relación de antojos de algunos ‘bolggers’, aun, no falta una vasija de champán galo asalmonado. Pelayo, de la misma etapa

que Gala, no está en las formaciones de Okiko Talents, no obstante sí lo están otras ‘hijas’ ‘nietas’ o ‘matrices de’ con blog que incluso mueven mucho en las Redes. Entre ellas,

Miranda Makaroff, hija de Lydia Delgado (con el blog ‘Hermanas Miranda’), Brianda Fitz-james Stuart, nieta de la duquesa de Alba (‘bri anda dibujando’), y Vega Royo-villanova,

religiosa de Carla Royo-villanova (‘daisyvega’). Vega pide 1.000 euros por tutelar

a cualquier «evento» relacionado con la popularidad, dispendios de acondicionamiento, transporte

y viáticas aparte. A cambio de ese gusto, se compromete a ahorcar un post sobre

el proceder en cuestión, a compartirlo en Rrss y al seducido ‘hosting’ o fondeadero

en la web de un espacio. Últimamente lo estándar es que la dependencia negocie

la envergadura de un producto

Ser bloguera de moda

en un ‘pack’ de dos o tres blogueras. Por ejemplo, esta misma semana gol Vega

como Brianda han formulado de una misma señal de pitillos electrónicos.

“Los ‘bloggers’ son las palabras de nuestra generación, son auténticos ‘influenciers’

que tienen el otorgamiento de originar e inspirar. Es esa autenticidad

lo que las legalizaciones buscan para convertirse en parte de ello, construyendo así el coste personal de la marca”, opina Beatriz Portela de sus representadas. Éxito De ‘Blogueras De Mierda

Beatriz Portela tiene en gran medida valoradas a sus blogueras, poco secreto dado

que se lleva una legación por cada ajetreo que consigue para ellas. Sin embargo,

la representante de estas chaveas está cada sucesión más cuestionada en el universo

de la rutina. Ya existen corrientes en internet contra estas notas famas que cuentan

con casi puntos seguidores como las propias prescriptoras. Loc ha charlado

con Mr. Smith (seudónimo), ejecutante de ‘Blogueras de mierda’, blog que critica

con socarronería la ignorancia de actualidad

de las blogueras y su filia por el ‘gratis total’. Mr. Smith nos desliza su opinión al respecto de estos neofamosas: “Estas chicas son voceadoras

de sí mismas”. En cuanto al intrusisimo, Smith es claro: “Lo que se crea cada una es brete suyo. Lo inquietante es quien les da alas para creérselo”. Hasta ya hemos diseccionado

el sueldo en vale de estas blogueras, las más populares, luego además se encuentran

otras de gran crecimiento como ‘Lovely Pepa’, ‘Dulceida’, etcétera, porque son infinitas. Chicas que han sustituido en los ‘front rows’ a varias periodistas de largo recorrido

que por falta del zarandeo de las jóvenes. La periodista Clara Courel, por ejemplo,

no tiene tantos seguidores en Twitter como ellas, empero presenta Cibeles.

(‘carrousel Courel’). Sus ‘master class’ sobre práctica cuestan desde 300 euros, recompensas aparte para ella y su estilista. Gala González, por ejemplo, acude invitada

por alguna inscripción a la Semana de la Moda de Nueva York para causar

la internacionalización de su blog

y consigue que multinacionales de la práctica ‘compren’ sus aldabas. De ese delirio sacará al aparte 10 posts. Aunque por su parte, otras blogueras

aparecidas al rubor de esta ocupación incipiente se aprovechan de que diseñadores

que desfilan en Manhattan como, por ejemplo, Custo Barcelona, les extra el delirio

y, les guste o no la vestidura del catalán, la ‘postearán’ seguro. Cachés aparte, la manera

de obtener de la totalidad de las blogueras es en linaje. Las rubricas envían pajareras

y aberturas de vestida y cosméticos que saben a conferencia cierta se ganarán

una indicación en Rrss. Productos sin retorno en un 90% de los lances: placeres,

es decir. Una herramienta publicitaria que sale a relación a las blogueras aunque además

a las señales, dado que un trozo de géneros es mucho más guardoso que un comunicado

a toda página en una periódica. Todos ganan: Win Win… ‘Bling Ring’ …y ‘Bling Ring’,

Ser bloguera de moda

Ser bloguera de moda

pues varias de estas chavales,

para asistir a fin de mes, venden esos efectos en tenderetes una oportunidad ‘posteados’. Práctica bajo escama que rentabiliza la cultura del ‘gratis total’

que ejercen algunas blogueras. Varias heridas han compensado en este desmán

y inmediatamente, en ocasión de dedicar producto, venden habilidades, por ejemplo,

un taller abogado para asimilar a originar ‘cronuts’ (pastelito híbrido entre el donut

y el cruasán que ha exilado a los ‘cupcakes’). Sale más ahorrativo que conceder un bolso

de inscripción tonalidad que nada más regalan a unas cuantas seleccionadas

(como el último Louis Vuitton que Gala González no se liberación en sus últimos posts)

y todavía da contenido a los posts. Pasamos al segundo rasgo de blogueras.

El de renombrada que torna en bloguera para recaudar cierto status en el universo

de la tradición. El dechado más conocido es el de Paula Echevarría (36 años),

que cobra un sueldo mensual de 2.000 euros en una periódica de usanza femenina

por un blog

(‘tras la rastra de Paula’) que actualiza casi a diario y que escribe,

confirman cunas consultadas por Loc, sin cayada de ninguno, puesto que la costumbre

(o las operaciones) es una de sus amoras. Ella es el canon más mediático

de ‘egoblogger’, vocablo nada más utilizado en España y que se nutre de ‘selfies’

o de fotografías de sus agentes y de todos los comités de su ambiente explicando

sus ‘outfits’, tal y como hace la generalidad de blogueras exitosas a las que admiran

chicas que necesitan tocantes a la hora de vestirse. Estas semanas,

Paula Echevarría, protagonista de la nómina presidente de presencia

‘Galerías Velvet’, ha sido inculpada en un bosquejo de televisión y en varias comedias

de plagiar a otras blogueras extranjeras. Sus ‘looks’ son demasiado similares

a los de la lucha, no obstante es cierto que un blog da mucho forcejeo, las percepciones

se acaban y estas chaveas se inspiran las unas en las otras. Paula EchevarrÍa Paula,

con un formato de blog más nacional

pues la parte gráfica está excepto primorosa,

tiene más de 300.000 seguidores en Instagram, 260.000 ‘followers’ en Facebook y supera

los 23.000 en Twitter. Todo lo que toca lo convierte en dinero; las edades de cada fianza

que se pone se agotan, poco de lo que se aprovechan las botanas, por eso tiene

su propia expendeduría ‘online’ y una laboriosidad para tabletas que redirecciona

a las webs de las rubricas para las que trabaja. “No da abastecimiento tampoco

le da periodo a vestir todo lo que le envían”, tabla a Loc alguien cercano a la intérprete.

Eso sí, ¿realmente se traduce en liquidaciones lo que cuelga la artista y bloguera

en sus Rrss? Tienen más ‘likes’ las fotografías de Paula con su hija y su esposo,

el cantante Bustamante, que las de sus ‘outfits’. Sin embargo, hay numeros

dilucidadores:

debido a Paula, la señal cántabra Fetiche Suances,

anticipadamente desconocida por el gran público, hoy en día es en extremo

popular. Fenómeno del que se han compensado otras legitimaciones que ella promociona. Paula Echevarría cobra poco por su blog (mucho, en vuelco, en los ‘photocalls’, porque

su asistencia cotiza de 12.000 a 25.000 euros) si se tiene en enumeración el alto manejo

de entrevistas que proporciona a la circular en la que está sujetado. Pero a ella le interesa que su prestigio esté relacionado con una estampada de renombre en la novedad.

“Le da estatus”, declara a Loc alguien altamente predominante en el sindicato

de la popularidad que prefiere quedar en el anonimato. De hecho, a cambio de estos ‘posts’, Paula exige dos fachadas de la tirada de papel de la gaceta al año y la venida

de unos galardones de práctica o apostura. Además, se sirve de este sitio para patrocinar consignas de las que es alegoría pública, sobre todo cosméticas. “Lo de la popular con blog

no deja de ser otro espejo de la vacua instrucción de la apoteosis en la que estamos instalados. ¿pero es rentable? Supongo que sí”, concluye Mr. Smith. Al respecto,

Loc además ha tratado con Santiago Mollinedo, superior de Personality Media, asesora pionera en España en contar la honora y los valores publicitarios de los distinguidos

para suministrar a las entidades que buscan un aire conocido para convertirlo en su película:

“Las blogueras no son ‘celebrities’,

pues no tienen tanta grandeza en la aldea. Tienen honora

en las Rrss luego su mando de ordenanza en una campaña de televisión es nula”.

A lo que añade: “Ellas son minimedios, sin embargo se están transformando

en limitadas arsenales

en extremo rentables y cuidado a su evolución”. No tienen aciertos seguidores, sin embargo hay muchas otras ‘celebs’ que siguen el canon de Paula. Aunque cabe doblar

a privilegiar

a otras blogueras que destacaron antiguamente como Pr de alguna lacra, como

es el riesgo de María de León o Fiona Ferrer, que no viven de sus ‘posts’ sin embargo

les ayudan a estar

activas socialmente. Porque… ¿qué eminente no tiene un blog? Sara Carbonero,

por ejemplo, ha abierto brazal en Youtube esta semana haciendo bordado durante

30 instantes, luego incluso tiene su consabido blog en una comedia: ‘Cuando ninguno

me ve’.

Los últimos fichajes

de otras colchonetas son Elsa Pataky y Blanca Suárez. Por no citar

la brazada de memorables con blog en la tirada dactilar de una gaceta del alma.

Cobran cerca de 2.000 euros al mes, un estipendio más que prudente, lo que permite

a muchas

actrices y animadoras proseguir en el candelabro cuando no tienen membrana o proyecto

en anuncio. Este es el azar de Patricia Conde o Esmeralda Moya, entre muchas otras.

¿tienen estilo? Dudoso ¿y fans? Muchos. Pues eso. Win Win.

Guardar

Titulo
Fecha de revisión
Artículo revisado
Ser bloguera de moda en España es un negocio enormemente rentable. Cuantos más seguidores tenga un plazo posible 'fashionista', más se cotiza el caché de
Clasificación del autor
51star1star1star1star1star