Como son los trolls en internet-cuidado con estos cabrones-

Como son los trolls en internet-cuidado con estos cabrones-

febrero 25, 2018 0 Por juanpedro

Trolls en internet,troll (también puedes encontrar este término a modo trol, que es el nombre en hispánico),

en el ambiente de Internet, se usa para referirse a personas que publican mensajes instigadores en vehículos de

comunicación de Internet, tal lo son los blogs, foros, publicaciones en biografías de Facebook y las salas de chat,

por mencionar alguien. Estas personas hacen publicaciones irritantes con el determinación de molestar, provocar

o hacer discusión no constructiva, asimismo de que en la mayoría de las ocasiones no tienen tercero fundamento

que llevar la contracorriente (a veces se representan a sin duda mismos tanto “abogados del diablo”).

Al episodio de hacer este patrón de aclaración o participaciones en línea se le conoce tanto trolling, y encontrarás

que el término troll se aplica por igual tanto a las personas que hacen la publicación, tal al texto en evidentemente que  se publicó (por ejemplo, “…Juan publicó un trol en el blog…”).

Otra definición

bastante seductor de troll (y trolling) la dio Lindy West en una publicación en The Guardian en donde habla de sus propias experiencias con troles (el original está en británico y junto presento una transposición):

Trolling es una forma de arbitrariedad por distracción –por lo general en el anonimato– con la fin de hacerle perder el espacio al sujeto, sacarlo de sus casillas, frustrarlo o asustarlo para callarle. A veces es condicionalmente tranquilo

(como haciendo preguntas contradictorias sólo para comenzar una discusión) o adelantado (como burlándose de

mi peso o mi inteligencia), pero –sobre todo en el tiempo que el sujeto es una mujer joven– se llega con asiduidad

a rayar en ojeo aventurado y acoso.

Al función de atacar a algún en línea incluso se le conoce tal flaming, que se diferencia de trolling en que el ayudante es un movimiento habitual y el primero pudiera ser accidental o conclusión de un conflicto personal.

Los troles son asaz comunes en Internet, al punto que muchas páginas de Internet han bloqueado las publicaciones abiertas de disquisición y actualmente pasan por un proceso de revisión-aprobación.

En Youtube, puedes ver un atrayente reseña del exploración de un trol (en británico), hecho por Bbc

(si el enlace no funciona, haz clic en “Turn off this top frame”).

Algunas realidades del actuación de los troles

Al tener anonimidad y una pérdida temporal de identidad, los troles tienen una capa que les permite comportarse tanto jamás lo harían en la vida cotidiana, hoy que se pierden las regulaciones sociales y límites que se tienen en

situaciones cara a cara o, para ponerlo en términos más llanos, en el momento que “la gente sabe dónde viven”.

Las siguientes características son el producto de esa escape de comportamientos que llegan a ser maquiavélicos,

psicópatas, sádicos o, si semejante entidad es posible, alguna combinación de lo previo. Hay troles que han recibido que hacen trolling tanto el efecto de existir pasando por situaciones personales frustrantes o episodios depresivos.

trolls en internet

trolls en internet

Los troles son inmunes a críticas y argumentos lógicos, por lo que no puedes argumentar con ellos, aún

en el momento que tu argumento sea sólido.
Los troles no sienten remordimientos. Cierto de ellos pudieran clasificarse tanto sociópatas y, a modo tales,

se regocijan al herir los sentimientos de otras personas.
Los troles se ven a efectivamente mismos por además de las convenciones sociales.

Los trolls no se apegan a las reglas básicas de relación o de educación básica.
 cabrones consideran que están por además de cualquiera responsabilidad o limitante comunitario.
 mierdas se alimentan de tu disgusto y de los insultos que les dirijas. Las emociones de disgusto e enojo

que provocan les da una mórbida evocación de placer.

Hay dos formas de lidiar con los troles: ignorarlos o bloquearlos para que así no puedan hacer publicaciones.
Lo que motiva al trol es el poder alimentar su ego falto tener que afligirse las consecuencias de sus actos. Se escudan en la anonimidad que da Internet para dar rienda liberación a sus necesidades de descargar desengaño y aversión hacia la sociedad y el mundo.

En acontecimiento de que tengas que lidiar con troles…

En realidad gran parte de la solución a trolling recae en las páginas y editores que publican contenido y reciben explicación de sus visitantes, con medidas tal evitar explicación anónimos, revisando exégesis antiguamente

de publicarlos y bloqueando a troles potenciales.

Por tu parte, tanto algún que publica contenido, puedes:

Para los troles casuales, simplemente ignora sus publicaciones, aún en el momento que sea difícil dejar que tenga

la última palabra, el que no exista una discusión los desmotiva.
Para los troles incisivos, lo mejor es reportarlos a los moderadores del foro o carruaje adonde estén publicando. Al

acabamiento, los troles deben ser bloqueados, actualmente sea por su nombre de usufructuario o por su dirección Ip. Otra táctica es dejar que los troles sigan publicando y, falto que se den cuenta, sus publicaciones sean invisibles para

los demás usuarios, haciendo así que el trol esté perdiendo su duración

 

(tiempo que no usará haciendo trolling en otros medios)

.

Todo esto es más confortable decirlo que hacerlo. Para poner más claro el punto, voy a poner un ejemplo: Hay casos de trolling adonde la semejante objetivo recibe mensajes altamente hirientes de cuentas falsificadas de familiares

actualmente fallecidos (el trol crea una cuenta falsa y utiliza una instantánea robada para poner en el perfil falso

que creo en, por ejemplo, Facebook). ¿Cómo se supone que se obligación reaccionar? Bloquear y denunciar sólo hace que abran otra cuenta (sí, los troles pueden ser así de incisivos) y, para personas cuya profesión implica encontrarse en línea, esto es un problema real.

 

¿Qué es lo que hacen los troles textualmente?

Publican aclaración hirientes dirigidos a una mujer en específico. El Trolling incisivo puede llegar a ser considerado tanto ciber-acoso.
Publican disquisición que provocan respuestas emocionales (usualmente de enfado) tocando cuerdas sensibles, usando segregación, tozudez religiosa, puntos de vista con aires de superioridad, misoginia, ideas políticas

extremistas o inclusive cosas tan infantiles como burlarse de sobrepeso o defectos físicos de sus objetivos.
Buscan ser el centro de atención, dominar la conversación, decididamente en actitud narcisista.
Buscan desviar la atención del tema central.
En algunos casos extremos, buscan callar a la persona objetivo. Por ejemplo, hay varios casos donde mujeres

pro-feminismo son objetos de trolling y se les hostiga hasta que se abstengan de hacer comentarios o apariciones

 

en eventos.

Gente famosa en Internet –que es necesariamente famosa fuera de Internet– es más susceptible a trolling.

Un ejemplo es el de Felix Kjellberg, una celebridad en Youtube (PewDiePie), en un momento dado decidió bloquear comentarios en su canal, debido a que le fue imposible callar a los troles.
Troles y la falsificación de personalidad

También se ha considerado trolling el hacerse pasar por otra persona con el fin de cumplir sus objetivos (véase

la sección de algunos datos del comportamiento de los troles, en este mismo artículo). Existen casos de troles hombres

que se hacen pasar por mujeres, incitando a otros hombres (frecuentemente adolescentes o jóvenes) a hacer avances, que incluso pueden llegar hasta sexting, para finalmente humillarlos con la revelación (entre más pública mejor)

 

de que en realidad se trataba de otro hombre.

La falsificación más común es aquella en la que se hacen pasar por alguien que comparte los intereses de un grupo, de ahí que muchas páginas de Internet soliciten algún medio de identificación, como un correo electrónico, aunque

esto no ha detenido del todo la proliferación de perfiles de alter-ego en redes sociales.

Repasamos cuáles son las motivaciones, los temas de interés y los lugares donde proliferan los trolls en Internet,

 

así como las conductas que pueden ser objeto de delito.

El anonimato que proporciona Internet ha servido, desde los comienzos de la Red de Redes, para amparar comportamientos que nunca se realizarían en la vida física real, donde todos nuestros actos se identifican con

nuestros nombres y apellidos… con sus respectivas consecuencias. Más allá de delitos y actividades ilícitas

(como tráfico de drogas o incluso asesinatos por encargo, relativamente frecuentes en la Internet profunda), uno

 

de los fenómenos más habituales -y cargantes- son los trolls.

No hablamos de seres mitológicos ni nos hemos vuelto adeptos al ‘Señor de los Anillos’: los trolls son usuarios

online que, a través de redes sociales, blogs y foros de todo tipo, se dedican a acosar a otros internautas, promover

campañas de difamación contra personaje públicos y personas anónimas (con algún fin -venganza, interés económico– o por pura diversión), a ‘boicotear’ servicios o cuentas que no son de su agradado o, simple y llanamente,

a ofender por ofender.

Una actitud que se mueve entre el humor desafortunado y los delitos de incitación al odio y la violencia. De hecho,

un 5,6% de los trolls afirman que disfrutan llevando a cabo este tipo de conductas, lo cual permitió a los autores de un

reciente estudio afirmar que estos sujetos presentan algunos rasgos de personalidad narcisista, no sólo en el mundo online, también en su vida real. El apoyo que reciben por parte del resto de la comunidad a sus comentarios ofensivos es, por tanto, el componente principal que les motiva a seguir haciendo daño a los demás internautas.

¿Cómo son los trolls de Internet?

Para poder conocer el perfil tipo de un troll online, nos vamos a apoyar en el informe Yougov Trolling Study 2014, recogido por Ezshield. En él se confirma que la mayoría de estos controvertidos sujetos suelen utilizar la política

(49%) o noticias de actualidad (38%) para verter su bilis; sin olvidar otros temas que suscitan polémica social,

como la religión (38%), el famoseo (31%) o los deportes (25%). trolls en internet
La mayoría de estos trolls (45%) concentra sus esfuerzos en diversos foros de la Red, donde se encuentran cómodos en la amplia comunidad de este tipo que se concentra en lugares como Forocoches (el foro más famoso de España,

capaz de trolleos públicos como llevar a John Cobra a la selección final de Eurovision, proponer nombres ofensivos para barcos británicos o imponer pizzas de un asqueroso color verde a una popular cadena de restauración).

Pero no debemos olvidar que el 39% de estos trolls también son muy activos en las diversas redes sociales (especialmente en Twitter, donde hay menos barreras para comunicarse con rostros populares con los que sembrar

polémica), así como en blogs (39%) o medios de comunicación y portales de noticias (36%)

Cuando los trolls se vuelven criminales

Aunque los comportamientos de los trolls puedan resultar muy molestos y ofensivos, la mayoría de ellos

no constituyen delito alguno, por lo que lo único que se puede hacer es denunciar estos perfiles ante la red social o

plataforma correspondiente para que, si atienen a bien, cancelen o suspendan el perfil de acuerdo a sus términos

y condiciones particulares de uso.

Sin embargo, hay otras ocasiones en las que las actividades de los trolls rozan o sobrepasan la legalidad, exponiéndose a las penas de prisión y sanciones económicas que marcan las leyes vigentes. Es el caso del conocido

como ‘doxing’ (también escrito como ‘doxxing’), una práctica que consiste en publicar parte o la totalidad de la

consecuencia, más allá del divertimento de los trolls; mientras que en otras se realiza esta llamada a sabiendas de

que la persona esconde algún tipo de actividad ilegal (como drogas) en su casa.
Una versión más light de esta tendencia son las llamadas a distintos proveedores de servicios (como entrega

de comida a domicilio) para poner en apuros a la víctima ante las quejas de los repartidores; un fenómeno que en

España se vio reflejado

con extraordinaria claridad en el largo y comentado comité federal del Psoe donde

fue derrocado Pedro Sánchez… y donde Forocoches encargó cientos de pizzas para ser entregadas en la sede de este

partido en la madrileña Calle Ferraz.

Por último, el ‘trolleo’ puede acabar en acoso cibernético puro y duro, desde comportamientos de intimidación

y chantaje hasta la publicación de fotos embarazosas o con contenido sexual. El conocido como ‘porno vengativo’

es un ejemplo extremo de este tipo de conductas, aunque en este punto entra en juego una variable que no se suele producir en el trolleo habitual: la relación personal con la víctima de la humillación.

Titulo
Fecha de revisión
Artículo revisado
juanpedro
Clasificación del autor
51star1star1star1star1star